Cupula y proyecto de planta de san pedro del vaticano

Cupula y proyecto de planta de san pedro del vaticano

St. peter’s baldachin

En el sitio de la basílica han existido iglesias desde el siglo IV. La construcción del actual edificio, sobre la antigua basílica constantiniana, comenzó el 18 de abril de 1506, por orden del papa Julio II, y finalizó el 18 de noviembre de 1626.[6]​

La basílica de San Pedro es una de las cuatro basílicas papales o basílicas mayores de Roma; las otras son la archibasílica de San Juan de Letrán, la basílica de Santa María la Mayor y la basílica de San Pablo Extramuros.[8]​

La Cátedra de San Pedro es una silla antigua que se supone fue utilizada por san Pedro, pero que en realidad fue un regalo de Carlos el Calvo, y utilizada por varios papas. Ocupa una posición elevada en el ábside, en un relicario de bronce sostenido por figuras de los Doctores de la Iglesia, e iluminada por una vidriera que representa al Espíritu Santo.

Otros muchos artistas trabajaron para la basílica a lo largo de los siglos. Entre ellos son de obligada cita el escultor Alessandro Algardi, autor del célebre relieve La expulsión de Atila, obra maestra del Barroco, y el maestro del neoclasicismo Antonio Canova, que esculpió la sepultura del papa Clemente XIII. Algunas obras anteriores a la propia construcción de la basílica sirven hoy para su ornamento. Entre ellas, son destacables el mosaico representando La tempestad del lago Tiberíades, más conocido como La Navicella, obra de Giotto (muy retocado posteriormente), situado a los pies del templo; o el monumento funerario del papa Inocencio VIII, obra de Antonio Pollaiuolo. Con todo, la obra de arte más conocida de cuantas alberga la basílica en su interior es la Piedad, obra juvenil de Miguel Ángel, una de sus grandes realizaciones, que se venera en la primera capilla de la derecha.

antonio da sangallo the younger

El artista Miguel Ángel fue arquitecto de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Aunque no comenzó la obra, ni pudo realizar muchas variaciones sobre el proyecto original, sí que es el responsable de su imagen exterior.

Desde 1546 hasta su muerte en 1564, Michelangelo Buonarroti fue nombrado el arquitecto director de la fábrica de San Pedro. Y, aunque no pudo ver la obra acabada, dejó las directrices para que la basílica papal se pudiera completar en alzado.

Estaba considerada como una de las basílicas constantinianas más importantes del arte paleocristiano. Era de cinco naves con techo de madera. La longitud del templo de Constantino era de 110 metros, mientras que la altura sería de 30 metros en el centro.

El papa Julio II tomó una decisión trascendental, la de remodelar la basílica. Si bien en un primer momento pensó en conservar la basílica constantiniana, al final optó por construir un edificio nuevo.

La construcción de la basílica de Julio II dejó dos polémicas. La primera, la del derribo definitivo del templo constantiniano, que era la continuidad con el papado desde los tiempos del Imperio. La segunda, que los costes de la construcción motivaron el reparto de indulgencias a cambio de apoyo económico. Y eso provocó que hubiera protestas en el norte de Europa, materializadas en las Tesis de Lutero. Pero eso sería otra historia.

old st. peter’s basilica

Nel sitiu de la basílica esistieron ilesies dende’l sieglu IV. La construcción del actual edificiu, sobre l’antigua Basílica constantiniana, empezó’l 18 d’abril de 1506, por orde del papa Julio II, y remató el 18 de payares de 1626.[5]

La Basílica de San Pedru ye una de los cuatro basíliques papales o basíliques mayores de Roma; les otres son l’Archibasílica de San Xuan de Letrán, la Basílica de Santa María la Mayor y la Basílica de San Pablo Extramuros.[7]

La Cátedra de San Pedru ye una siella antigua que se supón foi utilizada por san Pedro, pero qu’en realidá foi un regalu de Carlos el Calvo, y utilizada por dellos papes. Ocupa una posición elevada nel ábside, nun relicariu de bronce sosteníu por figures de los Doctores de la Ilesia, y allumada por una vidrera que representa al Espíritu Santu.

L’accesu a la basílica dende’l pórticu realízase al traviés de cinco puertes, d’izquierda a derecha son: «Puerta de la Muerte», «Puerta del Bien y del Mal», «Puerta de Filarete», «Puerta de los Sacramentos» y «Puerta Santa».

donato bramante

El artista Miguel Ángel fue arquitecto de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Aunque no comenzó la obra, ni pudo realizar muchas variaciones sobre el proyecto original, sí que es el responsable de su imagen exterior.

Desde 1546 hasta su muerte en 1564, Michelangelo Buonarroti fue nombrado el arquitecto director de la fábrica de San Pedro. Y, aunque no pudo ver la obra acabada, dejó las directrices para que la basílica papal se pudiera completar en alzado.

Estaba considerada como una de las basílicas constantinianas más importantes del arte paleocristiano. Era de cinco naves con techo de madera. La longitud del templo de Constantino era de 110 metros, mientras que la altura sería de 30 metros en el centro.

El papa Julio II tomó una decisión trascendental, la de remodelar la basílica. Si bien en un primer momento pensó en conservar la basílica constantiniana, al final optó por construir un edificio nuevo.

La construcción de la basílica de Julio II dejó dos polémicas. La primera, la del derribo definitivo del templo constantiniano, que era la continuidad con el papado desde los tiempos del Imperio. La segunda, que los costes de la construcción motivaron el reparto de indulgencias a cambio de apoyo económico. Y eso provocó que hubiera protestas en el norte de Europa, materializadas en las Tesis de Lutero. Pero eso sería otra historia.

Cupula y proyecto de planta de san pedro del vaticano online

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos