El cielo estrellado van gogh

El cielo estrellado van gogh

Obras de arte

Los lirios es un cuadro al óleo sobre lienzo (71 x 93 cm) realizado en mayo de 1889 por Vincent Van Gogh. Es una de las muchas pinturas y grabados de lirios creadas a lo largo de su vida. En 1987 fue vendido por 53.900.000 dólares, la cifra más alta jamás pagada por un cuadro.
Lo pintó antes de su primer ataque en el asilo. Falta la alta tensión que se ve en sus obras posteriores. Llamó a la pintura «el pararrayos para mi enfermedad» porque sentía que podía evitar volverse loco al seguir pintando.
La obra está influenciada por el patrón decorativo de las impresiones xilográficas japonesas ukiyo-e, como muchas de sus obras y las de otros artistas de su época. Las semejanzas se presentan con los bordes bien definidos, puntos de vista inusuales, incluyendo vistas en primer plano, de cerca. El color es aplanado, no modelado de acuerdo con la caída de la luz, aplicando los consejos proporcionados por Paul Gauguin sobre las tonalidades del color.
El artista consideraba a esta pintura un estudio, y es así, probablemente, porque no hay dibujos conocidos de ella,[1]​ aunque Theo, su hermano, se lo pensó mejor y rápidamente presentó la obra a la exposición anual de la Société des Artistes Indépendants en septiembre de 1889, junto con Noche estrellada sobre el Ródano. Sobre la exposición, le escribió a Vicente: «Saltan a la vista desde lejos. Los lirios son un hermoso estudio lleno de aire y vida.»

los girasoles de van gogh

Vincent Willem van Gogh (pronunciado  [ˈvɪnsɛnt fɑŋ’ɣɔx] (?·i); Zundert, 30 de marzo de 1853-Auvers-sur-Oise, 29 de julio de 1890) fue un pintor neerlandés, uno de los principales exponentes del postimpresionismo.[1]​
Pintó unos 800 cuadros (entre ellos 43 autorretratos y 148 acuarelas) y realizó más de 1600 dibujos. Una figura central en su vida fue su hermano menor Theo, marchante de arte en París, quien le prestó apoyo financiero de manera continua y desinteresada. La gran amistad entre ellos está documentada en las numerosas cartas que se intercambiaron desde agosto de 1872. De las 800 cartas que se conservan del pintor, unas 650 fueron para Theo; las otras son correspondencia con amigos y familiares.[2]​
La familia de Vincent van Gogh:Arriba: sus padres Theodorus y Anna Cornelia.Abajo, de izquierda a derecha: Vincent Willem, Anna Cornelia, Theo, Elisabetha Huberta, Wilhelmina Jacoba y Cornelius Vincent.
Los carboneros y los tejedores siguen constituyendo una raza aparte de los demás trabajadores y artesanos y siento por ellos una gran simpatía y me sentiría feliz si un día pudiera dibujarlos, de modo que estos tipos todavía inéditos o casi inéditos fuesen sacados a luz.[16]​

feedback

La bóveda celeste y los astrosEn la bóveda celeste vemos un cielo nocturno con once estrellas con halo propio, vibrante y exagerado. Dos espirales nebulosas que se abrazan una a la otra creando la sensación de movimiento y fluidez, como en dirección a la luna. Esta se encuentra en la esquina superior derecha en estado menguante, y destaca con la gama de tonos amarillos, igualmente luminosa y vibrante, como si fuera más bien un sol.
Los coloresLa distribución de los colores blancos, amarillos, verdes y azules que el pintor aplica en el cielo son mucho más vivos que los tonos sombríos usados en la ciudad. El uso de los colores blanco y amarillo para crear el efecto de los espirales lleva la atención del espectador al cielo.
La técnicaEntre las características de la obra de Van Gogh es necesario tomar en cuenta la técnica. El artista ha optado por el óleo sobre lienzo, pero su tratamiento es absolutamente personal. Dejando de lado los principios de profundidad espacial así como la idea del acabado, el pintor postimpresionista usa la pincelada gruesa, ya concéntrica, ya ondulante, como si estuviera imitando un tejido popular.

la noche estrellada

En segundo plano el pueblo, cuya tranquilidad y colores sombríos contrasta con la enérgica composición del cielo, donde sus voluptuosas texturas y trazos en espiral transmiten vivacidad y dinamismo. Se dice que Van Gogh expresaba así que la obra está centrada en el cielo y no en la tierra.
También menciona su enorme deseo de pintar el cielo en una carta dirigida a Émile Bernard (también pintora postimpresionista de la época) “¿Cuándo voy a conseguir hacer el cielo estrellado, ese cuadro que siempre está en mi mente?” decía en junio de 1888.

El cielo estrellado van gogh 2021

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos