Frida kahlo y diego rivera pinturas

Frida kahlo y diego rivera pinturas

Pinturas de frida kahlo y su significado

Tras las correas del corsé se ve una enorme abertura que recorre su torso para dejar al descubierto su columna rota. Hay clavos incrustados en todo su cuerpo y uno especialmente grande en su corazón, mostrando que no todo su sufrimiento era físico, sino que también soportaba una enorme tristeza. De hecho, Frida se pintó con lágrimas en los ojos, sobre un fondo árido y desolado. La obra, que es un grito desesperado de dolor, forma parte de la colección permanente del Museo Dolores Olmedo.

Del collar cuelga un colibrí negro, muerto, con las alas extendidas, un detalle que Frida comparaba con la forma de sus cejas. El colibrí simboliza el fin de su matrimonio. Sobre sus hombros, un gato negro, símbolo de mal augurio y, finalmente, su mono, regalo de Diego. El mono luce indiferente, que es como Frida percibía a su esposo. En esta obra Frida sigue portando el atuendo tehuano y el cabello al estilo tradicional mexicano, que ya se habían convertido en parte de su propia identidad. Se encuentra en el Centro Harry Ransom, Estados Unidos.

autorretrato con collar de espinas y colibrí

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón (Coyoacán, Ciudad de México; 6 de julio de 1907-ibid.; 13 de julio de 1954),[1]​ conocida mundialmente como Frida Kahlo, fue una pintora mexicana reconocida como un icono pop de la cultura de México.[2]​ Su obra gira temáticamente en torno a su biografía y a su propio sufrimiento. Fue autora de 150 obras, principalmente autorretratos, en los que proyectó sus dificultades por sobrevivir.

La obra de Frida y la de su marido, el pintor Diego Rivera, se influyeron mutuamente. Ambos compartieron el gusto por el arte popular mexicano de raíces indígenas, inspirando a otros pintores mexicanos del periodo posrevolucionario.

Durante su larga convalecencia comenzó a pintar de manera más constante. En septiembre de 1926 pintó su primer autorretrato al óleo, que dedicó a Alejandro Gómez Arias.[22]​ En esta primera obra emprendió una dinámica que continuaría el resto de su existencia: reflejar en sus cuadros los sucesos de su vida y los sentimientos que le producían.[17]​

obras de frida kahlo

Frida Kahlo fue una pintora mexicana de la primera mitad del siglo XX, que se ha convertido en todo un símbolo cultural. En efecto, Hilda Trujillo, en una biografía sobre la artista, comenta: “Su personalidad ha sido adoptada como una de las banderas del feminismo, de la discapacidad, de la libertad sexual y de la cultura mexicana”.

Varios elementos marcarían su obra: por un lado, la indagación del arte popular e indígena mexicano; por el otro, la exploración de su propio dolor, tanto físico como emocional, derivado de sus graves problemas de salud y de su tormentosa vida al lado de Diego Rivera, el muralista mexicano. Para comprender mejor su mirada, conozcamos algunas de sus obras más emblemáticas.

Frida cuando comenzó a pintar.Contrario a la opinión desinformada, Frida no se rendía tributo a sí misma. Más bien se percibía fea y demasiado delgada, y no embelleció ninguno de sus rasgos, sino que realzó aquellos elementos considerados “antiestéticos”, tales como sus cejas unidas y arqueadas en corazón. Jamás advirtió que en esta “sinceridad” encontraría su signo distintivo y despertaría el interés de la comunidad internacional.

Frida kahlo y diego rivera pinturas online

En 1933, el millonario Nelson Rockefeller lo contrató para pintar un mural en el vestíbulo de entrada del edificio RCA, en la ciudad de Nueva York. Era el edificio principal de un conjunto de construcciones que habría de conocerse con el nombre de Rockefeller Center.

Sin embargo, con la adopción de la ideología trotskista por parte del sindicato, surgió discordia entre los miembros. Se dieron acusaciones hacia los pintores de pertenecer a la burguesía o de ser capitalistas, ya que buscaban trabajo por cuenta propia en los murales pintados por Diego Rivera. Galicia, Ibarra y los Ayala, por su parte, llamaron al campo y la ciudad a tomar acción directa contra las carencias en las que vivía el proletario, tomando como oportunidad la relevancia que el movimiento trotskista, el muralista y el sindicato tenían.

En el mural que se encuentra en el cubo de las escaleras del Palacio Nacional, Diego Rivera pintó a sus esposas y amigos. Cristina Kahlo, hermana menor de Frida -y aparentemente amante de Diego- aparece pintada a un lado de Frida Kahlo. Igualmente, hizo una pintura de su gran amiga María Cecilia Armida Baz (Machila), a quien le decía Machilxóchitl.

Frida kahlo y diego rivera pinturas of the moment

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos