La piedad de gregorio fernandez

La piedad de gregorio fernandez

Traslado solemne de nª madre la virgen de la

El paso de La Sexta Angustia se encontraba ubicado en la capilla situada enfrente de la dedicada a la Virgen de las Angustias en la Iglesia Penitencial de la misma Cofradía. La Virgen María se encuentra al pie de la cruz, sosteniendo en brazos el cuerpo de su hijo muerto, que reposa sobre una estructura rocosa, con un naturalismo exuberante. Con esta obra, Gregorio Fernández marcó el inicio de su prototipo de La Piedad, repetido posteriormente, tanto por él como por sus seguidores, de tal forma que es posible encontrar tallas muy similares a esta en diversos puntos tanto de dentro como de fuera de Castilla y León.
Como curiosidad sobre este paso, Gregorio Fernández representó la cara del Duque de Lerma en Dimas, el buen ladrón, ya que el noble no le pagaba una deuda. Las imágenes de San Juan Evangelista y María Magdalena se encuentran a ambos lados del camarín de la Virgen de las Angustias, y cada Semana Santa participan en la Procesión de Regla de la Cofradía junto a la cruz desnuda y dos copias de los ladrones que se conservan en el Museo Nacional de Escultura, las cuales son propiedad de la Cofradía de las Siete Palabras, cedidas para el efecto. Los vallisoletanos esperan poder volver a contemplar a La Piedad en su conjunto alguna vez en la calle de nuevo.

piedad de gregorio fernández

Gregorio Fernández (April 1576[1] – 22 January 1636) was a Spanish Baroque sculptor. He belongs to the Castilian school of sculpture, following the style of other great artists like Alonso Berruguete, Juan de Juni, Pompeyo Leoni, and Juan de Arfe.
Gregorio Fernández was born in Sarria, in what is now the province of Lugo, Galicia. Later in his life he travelled to Valladolid, lured by the royal household. After working as an assistant in other studios, Gregorio Fernández founded his own, where he received many apprentices and collaborators and developed a huge activity thanks to his wide clientele.
After his death, Gregorio Fernández left many pupils who followed his style, but he did not have any significant disciples. He achieved great reputation during his life, a good example of this would be the fact that in his tomb in the convent of the Carmen Calzado a portrait of him was placed, painted by his friend Diego Valentín Díaz, accompanied by a text praising his work.
Gregorio Fernández was a great expert on his trade, which he practiced with high technical perfection. His extensive knowledge of the human body allowed him to create highly detailed anatomies with the hardness of bones, the tension of muscles, the tenderness of flesh or the smoothness of skin. Compared to the extreme expressiveness of the bodies, the robes are heavy, cardboard like, arranged in sharp and rigid folds which produce a strong contrast of light and shadow.

procesión nuestra señora de la piedad. semana santa

El   tema de la Piedad es narrado en los evangelios apócrifos y surge como iconografía durante el gótico relacionado con la importancia que adquiere María . Durante el Renacimiento Miguel Ángel realiza una Piedad en la que la expresión de  la Virgen es de serena tristeza . La Contrarreforma vió en este tema tratado de forma patética y dramatismo una forma de conmover al espectador , de modo que empatizara con el sufrimiento de la Virgen.
Composición : Si la obra de Miguel Ángel era una composición piramidal , esta  se puede decir que es piramidal asimétrica que lleva el centro de atención hacia la mano , rostro de la Virgen y cara de Cristo.  . En ella dominan dos diagonales : la más visible es la que forma el cuerpo de Cristo pero también  la Virgen forman otra diagonal mas vertical, también  se observa otra compuesta por el brazo de  María y el caído de Cristo muerto.   Estas formas crean efecto de dinamismo.
–  Sin embargo los pliegues están realizados con modelado profundo  que crean efecto de clarooscuro. Estos pliegues  se muestran algo rígidos y parecen como algo acartonados  y son de  influencia flamenca  .

la piedad gregorio fernández

Aunque no se conocen documentos del encargo que la cofradía hiciera al escultor, se conserva en sus libros de cuentas (dados a conocer por García Chico en 1941) una carta de pago en que figuran 28 reales para los hombres que trasladaron el paso desde la casa de Gregorio Fernández a la iglesia, así como otros cargos por el oro comprado para peletear los cabellos de Cristo, Mª Magdalena y San Juan, o por los nervios para encolar las uniones de la madera, así como 60 reales pagados al policromador, Marcelo Martínez, o la cantidad dada al lapidario que fabricó los ojos de cristal, Hervás García.
En el libro nuevo de cabildos de la cofradía (comenzado en 1618) aparecen las plantas de las procesiones de 1620, 1623 ó 1625, en las que figura el paso del Descendimiento (nombre con el que se le conoció tradicionalmente) pero su primera descripción procede de Canesi, que al hablar de la procesión de las Angustias del Jueves Santo de 1750, se refiere a éste como otro de Cristo en el regazo de su Madre Santísima, cuando descendió de la cruz, y los dos ladrones puestos en sus cruces. Ponz por su parte vio la Piedad y los dos ladrones en la llamada entonces Capilla de la Piedad, junto a la cabecera de la iglesia en el lado del Evangelio; para entonces las figuras de Mª Magdalena y San Juan habían sido colocadas en dos hornacinas laterales de la nueva capilla de la Virgen de las Angustias, inaugurada en 1710.

La piedad de gregorio fernandez of the moment

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos