Deficiencia visual en educacion infantil

Deficiencia visual en educacion infantil

Unir

No solo los adultos mayores sufren de déficit visual, todos sin importar límite de edad estamos expuestos a padecer alguna deficiencia visual. Bien sea por condición hereditaria, o también por un tratado equivocado de la salud ocular.

Un déficit o discapacidad ocular se define con base en la agudeza o campo visual. Hablamos de déficit cuando en uno de los dos ojos existe una reducción considerable de la agudeza visual, afectando aun con el uso de gafas. O bien existe una disminución importante del campo visual del ojo.

El déficit visual tiende a originarse por un errado desarrollo de los órganos visuales, o como consecuencia de accidentes donde los ojos resultaron lesionados. O también por el padecimiento de patologías que afectan la vista. Dentro de esas destaca la diabetes, las cataratas, el glaucoma y el tracoma.

Un deficiencia visual desencadena limitaciones en la ejecución de actividades cotidianas en quien la padezca. A una persona con déficit visual le es más complejo llevar a cabo situaciones vitales en su día a día. Los factores familiares, sociales, personales y contextuales se ven alterados en estos pacientes.

disminución visual

Durante muchos años las escuelas especiales han sido en nuestro país la única vía para la educación de los niños deficientes visuales. A dichas escuelas se les ha supuesto tradicionalmente una serie de ventajas:

2. Psicológicas. La convivencia de personas con el mismo déficit favorece (supuestamente) su desarrollo psicoafectivo. Al desenvolverse en las mismas “condiciones” que sus compañeros, el niño deficiente visual mejora la confianza en sí mismo y la aceptación de su problema visual.

3. De aprendizaje (instructivas). El alumno que acude a un centro específico no se encuentra con la competitividad de la escuela ordinaria que, además, le ofrece menos oportunidades para aprender y potencia sentimientos de inferioridad.

Frente a los que opinan que la mejor opción para la educación de los deficientes visuales la ofrecelaescuelaespecial,seencuentraotromodelo educativoquedefiendelaintegraciónsocialcomo unaparticipaciónactivaenladinámicadelacomunidad(familia-barrio-escuela).Educaciónencentros específicos y educación ordinaria son dos modelos educativos diferentes.

actividades para niños con necesidades especiales

El presente artículo pretende exponer de manera breve y concisa la postura asumida en cuanto a los recursos didácticos y tecnológicos  que se destinan para el acceso a la información de las personas con deficiencias visuales, para ello se ha considerado aspectos relevantes como la educación inclusiva y la discapacidad, ya que su adecuada atención se encuentra enmarcada dentro de esta filosofía, destacando a continuación las características más saltantes de la propia deficiencia visual para luego abrir paso a las adaptaciones y recursos necesarios para su inserción social y laboral a través del uso de recursos que permitan su desenvolvimiento en la vida.

En relación al acceso a la educación, es incuestionable que se trata de una de las mayores exigencias de una sociedad sin exclusión. El enfoque de la educación inclusiva supone modificar la estructura, funcionamiento y propuesta pedagógica de las instituciones para dar respuesta a las necesidades educativas de todos y cada uno de los estudiantes, de tal manera que todos tengan éxito en su aprendizaje y participen en igualdad de condiciones.

estrategias para trabajar con niños con discapacidades

Hoy día, existe un desconocimiento del concepto de baja visión,  por lo que cuando se habla de discapacidad visual no se incluye a este sector de la población. Se conoce que 6 de cada 7 personas con discapacidad visual son de baja visión, entendida ésta, como la condición visual que no se puede corregir con anteojos o lentes de contacto, tratamientos médicos o cirugías. Sin embargo, existen tratamientos de rehabilitación visual para potenciar el uso del resto visual en las actividades escolares, laborales y del día a día.

Clases individuales en las que los beneficiarios desarrollan habilidades de orientación y de desplazamiento, con seguridad, confianza e independencia, tanto en lugares conocidos como desconocidos, mediante el uso del bastón blanco.

Sesiones individuales donde los menores adquieren los conocimientos previos para la adquisición de la lectoescritura en sistema braille, como soporte a la adquisición de los conocimientos académicos de la escuela regular.

Sesiones individuales en las que el alumno desarrolla las habilidades y capacidades lógico–matemáticas básicas, así como el uso de herramientas como la caja matemática, el ábaco cranmer, juegos de geometría, planos cartesianos adaptados, etc., que le permitan alcanzar el nivel necesario en la materia para su aprendizaje en la escuela regular.

Deficiencia visual en educacion infantil online

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos