Mi bebe tiene muchos mocos y no puede respirar

Mi bebe tiene muchos mocos y no puede respirar

Cómo sacar los mocos a un bebé con la pera

Existen patologías pulmonares donde la velocidad de salida de la tos es menor a la normal, una situación frecuente en enfermedades de tipo neurológico que llevan a que la fuerza de ese golpe de tos sea baja, luego la mucosidad no sale y se dan infecciones.

El bebé debe estar tumbado boca arriba y con la cabeza rotada siempre. Para limpiar la nariz se echa el suero por el orificio de arriba mientras se tapa el de abajo. Luego, se gira la cabeza del otro lado y se realiza la misma cadena de acciones.

Es importante que la cabeza esté girada para evitar que parte del suero llegue al pulmón, además es clave que la velocidad de salida del suero sea media, no muy rápida para que no llegue al oído medio, lo que podría causar otitis media.

En las sesiones, siempre guiadas por un fisioterapeuta especializado en respiración, se realiza en primer lugar la auscultación del bebé para identificar la situación del árbol bronquial, si la tos es irritativa, productiva o si tiene broncoespasmo, entre otros aspectos.

bebé no puede dormir por mocos

Cuando comienza la temporada de frío y, sobre todo, la guardería, los mocos son muy habituales en los bebés. Su presencia suele alertar a las madres y padres, especialmente a los primerizos. Por ello, en este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre la mucosidad y te ayudamos a decidir qué hacer si tu bebé tiene mocos.

Los resfriados están causados, fundamentalmente, por virus y se trasmiten de unas personas a otras. Por ello, el contacto con otras personas, la guardería y meterse las manos en la boca después de compartir juguetes son los principales factores de riesgo.

Los mocos o mucosidad son un mecanismo de defensa del organismo. Cuando un virus entra por la nariz, las mucosas que recubren las fosas nasales comienzan a producir mocos para expulsar al microorganismo fuera del cuerpo. De esta manera, evitan que el virus entre en los pulmones. Por ello, los mocos en los bebés no solo son normales, sino que son deseables.

Los lavados nasales con suero fisiológico son el método menos invasivo. Tumba al bebé boca arriba o boca abajo y gira su cabeza hacia el lado, sujetándole bien. Échale el suero en el orificio nasal que queda más arriba. Después, siéntale para que expulse las secreciones y repite el proceso en el otro orificio.

remedios caseros para descongestionar la nariz de un bebé

Antes de contaros qué podéis hacer con esa excesiva mucosidad de vuestros bebés debéis saber que en la mayoría de ocasiones no es grave ni supone consecuencias más allá de unos cuantas noches malas, durmiendo menos de lo habitual.

-Virus: la presencia de mocos en nuestro bebé puede deberse a un simple resfriado o una gripe que ha provocado la debilitación de las membranas nasales. La mucosidad generada ayuda a expulsar esas bacterias y virus que han entrado en el organismo de nuestro bebé. En este caso, no se pueden evitar porque los virus están por el aire y se contagian con facilidad.

Sea cual sea la causa de la presencia de mocos en tu bebé debes tener en cuenta que se trata de mecanismos naturales de protección y defensa y aunque molestos, son buenos para acabar con esas bacterias que podrían provocar algo más grave. La mucosidad impide que los gérmenes lleguen a las vías respiratorias altas y las infecten. Por tanto, no hay que obsesionarse con los mocos de nuestro bebé.

Después de aplicar el suero, muchos pediatras aconsejan el uso de un aspirador nasal para despejar su naricita después de fluidificar los mocos. No conviene usarlo demasiadas veces porque podríamos irritar sus fosas nasales pero sí un par de veces al día.

bebé con mocos no quiere comer

Existen patologías pulmonares donde la velocidad de salida de la tos es menor a la normal, una situación frecuente en enfermedades de tipo neurológico que llevan a que la fuerza de ese golpe de tos sea baja, luego la mucosidad no sale y se dan infecciones.

Es importante que la cabeza esté girada para evitar que parte del suero llegue al pulmón, además es clave que la velocidad de salida del suero sea media, no muy rápida para que no llegue al oído medio, lo que podría causar otitis media.

En las sesiones, siempre guiadas por un fisioterapeuta especializado en respiración, se realiza en primer lugar la auscultación del bebé para identificar la situación del árbol bronquial, si la tos es irritativa, productiva o si tiene broncoespasmo, entre otros aspectos.

«A partir de este momento se inicia la técnica de aumento del flujo espiratorio, completamente inocua para el bebé y que busca acelerar la espiración con el fin de conseguir un arrastre de la mucosidad acumulada. Los padres tienen que tener conciencia de que su bebé va a llorar, ya que el fisioterapeuta se beneficiará del llanto para la limpieza», apunta De la Plaza San Frutos, profesora de fisioterapia respiratoria de la Universidad Europea de Madrid.

Mi bebe tiene muchos mocos y no puede respirar of the moment

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos