Ombligo de recien nacido infectado

Ombligo de recien nacido infectado

Onfalitis tratamiento

Tras el parto se debe cortar el cordón umbilical. El colgajo resultante puede sufrir una infección. Los vasos sanguíneos que quedan expuestos al ambiente pueden ser una puerta de entrada de gérmenes al organismo.

En promedio la onfalitis se presenta hacia el tercer día de vida del bebé. La infección puede causar supuración y ser potencialmente peligrosa, principalmente a causa de la elevada permeabilidad del tejido umbilical. Entre los factores de riesgo identificados de esta dolencia se encuentran: peso reducido del bebé al nacer, bebé de sexo masculino, trabajo de parto prolongado y ruptura anticipada de membranas.

Por ello es importante mantener el cordón umbilical limpio y seco, enrollándolo con una gasa limpia todos los días o cada vez que se ensucie y tomando precaución para evitar que se contamine con orina o heces. El cuidado se debe prolongar algunos días después de que se cae el cordón umbilical hasta que el ombligo cicatrice completamente.

Estudios recientes que han comparado la eficacia de varias medidas (uso de alcohol o ácido salicílico frente a higiene básica hasta que el cordón caiga por sí solo) han demostrado la efectividad del ácido salicílico.[4]​

ombligo probóscide

A la hora de cuidarlo, lo más importante es mantenerlo siempre lo más limpio y seco posible, impidiendo que se ensucie con las heces o la orina. Tras la caída del cordón, el riesgo de infección persiste hasta que el ombligo no haya cicatrizado completamente, por lo que se debe seguir con los mismos cuidados y vigilancia hasta que la gasa que lo cubre aparezca limpia durante un par de días seguidos.

Durante el proceso de caída y cicatrización podrían aparecer algunas anomalías en el cordón umbilical que es importante que controlemos, pues podrían traer como consecuencia complicaciones mayores. Como por ejemplo:

Si bien es normal que se produzca un leve sangrado del cordón umbilical del recién nacido los primeros días y luego cuando se cae, debemos vigilarlo pues hay ciertos signos que pueden indicarnos que algo no va bien.

No tiene ninguna relación con un mal cuidado del cordón, pero es importante que si observas un tejido que sobresale del ombligo o supura, consultes con tu pediatra, quien de confirmar que se trata de un granuloma lo cauterizará con una aplicación tópica de nitrato de plata.

el ombligo de mi bebé sangra

La onfalitis es la infección que se produce en el cordón umbilical y/o el ombligo del recién nacido, causada frecuentemente por unos microorganismos que están presentes en el canal del parto y también sobre las manos que tocan al bebé.Cuando el cordón está infectado aparecen una serie de síntomas que nos pueden hacer pensar que algo no va bien y que necesitamos la ayuda de nuestro pediatra:

El aspecto que debe tener un cordón umbilical en condiciones normales es cada vez más seco y de un color más oscuro, sin supuraciones y la piel de alrededor sin inflamaciones ni rojeces, visiblemente sana.Sin embargo, si se ha llegado a infectar el cordón o el ombligo, lo más probable es que la piel que se encuentra alrededor de él presente un enrojecimiento, endurecimiento de la zona y una cierta hinchazón, junto con los otros síntomas que antes hemos visto.Aquí encontrarás más información para identificar si el ombligo del bebé está bien o no.

A mi bb le sale liquido amariilo tirando averde sin olor y sin enrojecimiento alrededor. Ya tiene 1 semana q termino el tratamiento que le dieron una semana de pomada con antibiotuco pero le sigue saliendo liquido.

porque el ombligo huele mal

A nivel fisiológico, la piel del recién nacido es estéril, pero a las 48 horas de vida el 99% ya la tiene colonizada (1,2). Los microorganismos que colonizan su piel dependen de las condiciones ambientales que lo rodean; así el “in-rooming” (que el recién nacido comparta la misma habitación que la madre en la maternidad), el contacto temprano piel a piel, y la lactancia materna favorecen que la colonización ocurra por flora materna poco agresiva y no por microorganismos del hospital (1).

Dado que el cordón umbilicales es un tejido desvitalizado favorece el crecimiento de gérmenes; y considerando que los vasos sanguíneos del cordón pudieran permanecer permeables durante los primeros 3-4 días, puede actuar como una puerta de entrada para infecciones en el recién nacido (1, 2).

Se estima que anualmente fallecen 1 millón de recién nacidos por esta causa en el mundo (1);  su frecuencia depende del área estudiada, y tiene directa relación con el nivel de desarrollo de la región y la higiene. En países desarrollados la onfalitis tiene una frecuencia menor al 0.5% de los recién nacidos vivos, mientras que en los no desarrollados pudiera llegar incluso al 3% (1).  Su incidencia real en países en vías de desarrollo se desconoce.

Ombligo de recien nacido infectado of the moment

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos