Albóndigas con tomate frito

Albóndigas con tomate frito

Sopa de albóndigas turca

La receta de albóndigas con tomate es una de esas preparaciones que triunfan en todos los hogares. Aunque es un poco laboriosa, el resultado es delicioso y vale la pena pasar un buen rato en la cocina para poder disfrutar luego de un plato tan sabroso.Ver más…

Con esta receta de albóndigas con tomate logras ese plato casero y familiar de toda la vida. Ese que, como toda cosa buena que se mantiene vigente a través del paso del tiempo, se ha convertido en un clásico. Es que le gusta a todo el mundo. Quizás por esa combinación de la carne con el tomate que funciona tan bien y que se potencia cuando como guarnición se incluye unas patatas fritas, arroz blanco o puré de patatas, todas opciones ideales para ser impregnadas por la salsa.

Una buena decisión a la hora de comprar la carne picada es que elijas un corte magro y le pidas a tu carnicero que la pique en el momento. De esta manera lograrás un plato más sano y nutritivo. La carne aporta proteínas de alta calidad y minerales como el fósforo, hierro y zinc. Además, la vitamina C del tomate que lleva la salsa hará más fácil la absorción de ese hierro. Y la guarnición, ya sea patatas, aportará los carbohidratos que harán que el plato sea muy completo.

albóndigas con papas

La receta de albóndigas con tomate es una de esas preparaciones que triunfan en todos los hogares. Aunque es un poco laboriosa, el resultado es delicioso y vale la pena pasar un buen rato en la cocina para poder disfrutar luego de un plato tan sabroso.Ver más…

Con esta receta de albóndigas con tomate logras ese plato casero y familiar de toda la vida. Ese que, como toda cosa buena que se mantiene vigente a través del paso del tiempo, se ha convertido en un clásico. Es que le gusta a todo el mundo. Quizás por esa combinación de la carne con el tomate que funciona tan bien y que se potencia cuando como guarnición se incluye unas patatas fritas, arroz blanco o puré de patatas, todas opciones ideales para ser impregnadas por la salsa.

Una buena decisión a la hora de comprar la carne picada es que elijas un corte magro y le pidas a tu carnicero que la pique en el momento. De esta manera lograrás un plato más sano y nutritivo. La carne aporta proteínas de alta calidad y minerales como el fósforo, hierro y zinc. Además, la vitamina C del tomate que lleva la salsa hará más fácil la absorción de ese hierro. Y la guarnición, ya sea patatas, aportará los carbohidratos que harán que el plato sea muy completo.

receta de albóndigas

Prepararemos el adobo para la carne, batimos el huevo, echamos el ajo prensado y removemos, agregamos el vino rancio y batimos de nuevo, ahora metemos la mitad de la carne y la sal pimentamos, removemos un poco, ponemos la otra mitad y la salpimentamos, ahora ponemos las miga de pan de molde humedecida con la leche, la desmenuzamos y tendremos que ayudarnos de un tenedor para que se incorporen todos los ingredientes. Esto nos costará unos 5 minutos.

Ahora un paso importante es tapar con film nuestra carne adobada, y dejarla reposar al menos 4 horas en la nevera, lo óptimo es prepararla la noche anterior. Una vez reposada la carne, tendremos que disponer en una bandeja grande y un poco profunda (para trabajar mejor) harina, nos pondremos aceite en las manos y haremos las bolas de carne y las echaremos a la bandeja de harina, cuando ya tengamos unas cuantas, las movemos en la bandeja, las sacudimos de harina sobrante y reservamos. Así acabamos de hacer todas las albóndigas.

En una sartén profunda con abundante aceite de oliva suave, freiremos en aceite caliente las albóndigas, sólo queremos que se doren, no que se cocinen, cuanto tengan color las reservaremos. Una vez tengamos todas las albóndigas doradas pero no cocinadas, tendremos que poner a calentar nuestro super tomate frito casero, cuando empiece a hervir meteremos las albóndigas, bajaremos el fuego a bajo y las tendremos tapadas 10 minutos para que se terminen de cocinar.

albóndigas caseras en salsa

Precalentamos el horno a 180ºC o 350ºF, colocamos un poco de aceite en cada hueco de las magdalenas y luego una albóndiga pasada por la harina sin gluten. Nosotros utilizamos harina de arroz, pero el almidón de maíz o maicena funcionan igual.

Estás albóndigas se hacen en el horno, de esta forma evitamos las calorías extras que suponen freír las albóndigas en casa. El truco para hacer albóndigas al horno, consiste en colocar un poco de aceite en la base de una bandeja para que no se peguen, pintarlas con un pincel y hornearlas unos 10 minutos por cada lado.

Primero cortamos los pimientos en tiras y los ajos en rodajas finas. El grosor de los pimientos va a depender del gusto de cada quien, hay quien prefiere hacerlo en cuadritos para que se integre mejor en la salsa. A nosotros nos gustan en tiras, para que le aporten un toque divertido.

Y como nos toca dividir, yo prefiero comerlos con unos ricos espaguetis de maíz, mientras Pablo prefiere rellenar su pan de perritos calientes, rallar un poco de su queso sin lactosa y meterlos al horno a gratinar.

Albóndigas con tomate frito on line

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos