Las almejas se pueden congelar

Las almejas se pueden congelar

Almejas congeladas abiertas

Se pueden congelar almejas tanto crudas como cocidas, quizá es mejor hacerlo cocidas pero el problema es que posteriormente nos limitará a la hora de prepararlas. Si finalmente decidimos congelar las almejas cocidas, os recomendamos que las congeléis en el agua que las habéis cocido, de esta forma se conservarán mejor y además podremos aprovechar su caldo.
Casi tan importante como el congelado es el descongelado. Nunca deberemos descongelar almejas en el microondas ya que perderán mucha agua y quedarán correosas. Lo mejor es descongelarlas lentamente en la parte más baja de la nevera durante 24 horas. Ya estarán listas para prepáralas.
Lo mejor para disfrutar de unas almejas congeladas que parezcan frescas es no mantenerlas en el congelador más de 3 meses. Este es el tiempo limite para que el producto no pierda calidad y disfrutemos de unas almejas congeladas como si fuesen frescas.
Si lo que estas buscando es donde comer unas buenas almejas te recomendamos visites el siguiente artículo DONDE COMER EN MARÍN de vino y cocina, en el descubrirás los mejores sitios de Marín para comer este rico manjar.

cómo conservar almejas en nevera

Además, aparecen en otros platos que, si bien no llevan su nombre, no existirían tal y como los conocemos si no fuera por la presencia de las almejas. Nuestra famosa paella, cualquiera estará de acuerdo, no sería lo mismo sin ellas.
Las almejas son un producto caro. A nadie le hace gracia la idea de que se echen a perder cuando se compran de más o sobran demasiadas porque falta un invitado a la mesa. Por eso es vital, en el repertorio de cualquier cocinero ibérico, conocer el proceso de congelarlas de manera tal que su frescura se mantenga intacta, sobre todo cuando se trata de la almeja fina, sin duda las reinas de las almejas.
Lo primero a tener en cuenta a la hora de congelar almejas frescas es que deben estar vivas. Si no es posible, hay que procurar que estén lo más frescas que se pueda. Esto significa que, si ya tienes la idea de congelar almejas, lo mejor es hacerlo inmediatamente después de comprarlas.
De todos modos, no hay problema con congelarlas al día siguiente o incluso dos días después. Las almejas pueden durar hasta 5 meses en el congelador, pero este tiempo se reduce sensiblemente si se tarda demasiado en congelarlas.

cómo guardar almejas

Cómo congelar almejas. Seguro que alguna vez os habéis preguntado si se pueden congelar las almejas frescas. La respuesta es un rotundo sí. Lo que sucede es que debemos tener en cuenta algunas cuestiones básicas que veremos a continuación, todas ellas muy sencillas, pero muy importantes para una correcta conservación del producto en cuestión.
La primera regla básica cuando vamos a congelar cualquier alimento, es la que siempre os recuerdo y que aquellos que me leeis habitualmente seguro que la estais pensando. La regla de oro a la hora de cocinar, es que el producto debe estar lo más fresco que sea posible y ser un producto de calidad. Dicho esto vamos a ver cómo podemos congelar almejas del modo correcto y que tenemos que hacer a la hora de consumirlas.
Antes de comenzar con los pasos necesarios debemos tener en cuenta que es muy importante congelar las almejas mientras están vivas, así es que si queremos congelar almejas o cualquier otro tipo de molusco es muy importante llevar a cabo el proceso lo antes posible.

Las almejas se pueden congelar online

Si te preguntas si se puede congelar el queso, el arroz, las almejas, la tortilla de patatas, la pasta, la bechamel, el gazpacho, el aguacate… aquí tienes la respuesta a tus dudas, y a continuación una lista detallada de los grupos de alimentos qué se pueden congelar y lo que no. Pero, antes que nada, toma nota de las siguientes claves.
Aunque es posible que pierda parte de su textura original, por regla general, sí se puede congelar el arroz o la paella, pero el congelado tendrá que ser diferente dependiendo de si está suelto o es caldoso.
Las acelgas, como las espinacas y otras verduras de hoja verde, se pueden congelar siempre y cuando estén hervidas o escaldadas al menos, ya que las hojas frescas se estropean durante la congelación. Y una buena idea es separar los troncos, que son más duros, de las hojas verdes, que se estropean más, y congelarlos por separado.
La tortilla de patatas, como otros alimentos o comidas que llevan patata, de entrada no se deben congelar porque la fécula se deshace durante la congelación y la patata se ‘encalla’, pierde su sabor y su textura se vuelve harinosa.

Las almejas se pueden congelar 2022

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos