Patatas gratinadas con nata

Patatas gratinadas con nata

Pastel de papas con nata

Unta la fuente o bandeja de horno donde quieras elaborar las patatas gratinadas con nata y queso y cubre la base con una capa de los tubérculos. Luego vierte un poco de crema de leche y queso rallado por encima y después espolvorea la sal y la pimienta molida al gusto. Repite este mismo paso hasta acabar con todos los ingredientes por capas.Si lo prefieres puedes utilizar esta receta de crema agria casera en lugar de la nata.

Cuando termines de montar la bandeja de patatas al horno con nata y queso, espolvorea el orégano, cubre la fuente con papel de aluminio y cocínalas con el horno precalentado previamente a 200 °C durante 10-15 minutos. Luego retira el papel de aluminio y sigue horneando hasta que se doren bien.

papas a la crema

Pero parece mentira que la mayoría de las veces nos limitamos a cocinar las patatas fritas o cocidas cuando se trata de uno de los ingredientes más versátiles que nos ofrece la naturaleza. Con la patata como protagonista podemos elaborar un sinfín de recetas muy resultonas y económicas.

Aunque es más famoso el primero, ambos son recetas muy socorridas y de escasa dificultad a la hora de prepararlas que, además suelen gustar a todo el mundo y permiten ser fusionadas haciendo distintas combinaciones de una y otra.

Mientras se va calentando el horno, pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas de unos 3 mm de grosor. Como nos interesa conservar el almidón que ayudará a ligar el plato durante la cocción, para esta receta las patatas no las lavaremos después de peladas ni las secaremos.

Repartimos el queso rallado por encima, bajamos la temperatura del horno a 180 ºC y horneamos entre 35 y 45 minutos hasta que las patatas estén tiernas. El tiempo total dependerá de la variedad de patata empleada y del grosor que tengan las láminas.

sour cream con yogurt griego

Unta la fuente o bandeja de horno donde quieras elaborar las patatas gratinadas con nata y queso y cubre la base con una capa de los tubérculos. Luego vierte un poco de crema de leche y queso rallado por encima y después espolvorea la sal y la pimienta molida al gusto. Repite este mismo paso hasta acabar con todos los ingredientes por capas.Si lo prefieres puedes utilizar esta receta de crema agria casera en lugar de la nata.

Cuando termines de montar la bandeja de patatas al horno con nata y queso, espolvorea el orégano, cubre la fuente con papel de aluminio y cocínalas con el horno precalentado previamente a 200 °C durante 10-15 minutos. Luego retira el papel de aluminio y sigue horneando hasta que se doren bien.

recetas con patatas

Para la receta de hoy, tenemos unas patatas gratinadas Dauphinoise, que además de llevar patatas se preparan con nata, mantequilla, ajos, nuez moscada y queso emmental rallado. Es un plato bastante calórico, evidentemente. La nata, el queso y la mantequilla tienen mucha grasa, pero si lo comemos muy de vez en cuando y en cantidades razonables, no pasa absolutamente nada.

Es una receta de origen francés, concretamente de la región de los Alpes franceses. El propio nombre, dauphinoise (delfín en castellano), procede de un título nobiliario que se le otorgaba al heredero al trono francés.

Primero de todo, coceremos las patatas durante media hora más o menos. De esta forma se quedarán algo crudas, pero lo suficientemente hechas como para que luego en el horno no corramos el riesgo de que queden crudas debido a la altura que vamos a preparar.

Después de cocerlas, machararemos un ajo cortado en trocitos en un mortero con un poco de sal, y luego agregaremos la mantequilla derretida y mezclaremos bien. A continuación, untaremos la fuente por todas partes con este preparado.

Patatas gratinadas con nata of the moment

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos