Receta salsa para albondigas

Receta salsa para albondigas

Albóndigas en salsa de cebolla

Nuestra salsa para albóndigas de carne es una salsa sabrosa y cremosa, pero lo suficientemente suave como para no enmascarar el sabor de las albóndigas, que son las auténticas protagonistas. Las cebollas y las zanahorias son las encargadas de darle todo el sabor, junto con el caldo, que si puedes disponer de él casero, mejor que mejor. Y si preparas nuestras albóndigas de carne caseras, el resultado será de auténtico… ¡escándalo!
Es una salsa de lo más saludable, repleta de verduras, y desde luego la mejor opción es preparar una gran cantidad y así tenerla congelada y disponible para elaborar albóndigas varias veces y ahorrar muchísimo tiempo.
Verás qué delicia el servir esta salsa calentita con tus albóndigas de carne. Es una salsa muy sabrosa y suave, con una textura cremosa deliciosa. Te animo a que prepares una gran cantidad de salsa y la tengas congelada, así ahorrarás mucho tiempo en la elaboración de tus albóndigas en salsa.
Lo más importante para que tu salsa quede perfecta es que las verduras se cocinen en su punto justo, es decir, que se vayan pochando poco a poco y sin dorarse en exceso. De esta forma estarán blanditas y con mucho sabor, perfectas para ser trituradas.

recetas albóndigas de carne

Para todas ellas, antes de ponerlas en salsa haremos el mismo proceso: freír en abundante aceite a temperatura media hasta que alcance la carne un color blanco en el interior y se dore ligeramente en la superficie (unos 4 minutos).
Para medio kilo de carne puedes preparar esta  salsa para albóndigas con unos 100 gramos de almendras picadas, dos rebanadas de pan blanco, una cebolla, dos dientes de ajo, dos cucharadas de vino blanco y 200 ml de caldo de pollo.
La salsa de tomate es sin duda la reina de las salsas para albóndigas. ¡Nunca falla y la puedes preparar con ingredientes que siempre tienes en casa! Apunta: tomate natural pelado, ajo, aceite de oliva, sal y pimienta. El proceso puede durar unos treinta minutos de cocción a fuego lento.
Máximo exponente de la cocina casera es la  salsa estilo jardinera,  a base de cebolla, zanahoria, guisantes,  tomate triturado, ajos y caldo de pollo. La preparación es muy similar, pero esta sí que hay que pasarla por la batidora antes de mezclar con las albóndigas que, de nuevo, forman un plato estupendo si son de pollo o pavo.

albóndigas guisadas

Así que hoy cocinaremos unas albóndigas de carne picada en una salsa de verduras, de las cosillas que daba el huerto y un poco de vino blanco de casa, pero en el que podéis emplear un buen vino blanco, el que más os guste.
En algunos sitios también llamadas albóndigas a la jardinera, por la cantidad de verduras y hortalizas que llevan. Su sabor es intenso, mezcla de todos los recuerdos de como hacía mi abuela las albóndigas y como toda la familia compartía la cazuela, yo siempre pillaba 4 albóndigas y un montón de patatas fritas.
Hay cientos de preparaciones, cada una con sus truquitos. Los resultados finales son similares a los de las tortillas de patatas o las croquetas de cada casa, no hay dos iguales. Aquí tenéis algunos consejos para, incluso mejorar esta receta.

salsa para albóndigas mexicanas

Para todas ellas, antes de ponerlas en salsa haremos el mismo proceso: freír en abundante aceite a temperatura media hasta que alcance la carne un color blanco en el interior y se dore ligeramente en la superficie (unos 4 minutos).
Para medio kilo de carne puedes preparar esta  salsa para albóndigas con unos 100 gramos de almendras picadas, dos rebanadas de pan blanco, una cebolla, dos dientes de ajo, dos cucharadas de vino blanco y 200 ml de caldo de pollo.
La salsa de tomate es sin duda la reina de las salsas para albóndigas. ¡Nunca falla y la puedes preparar con ingredientes que siempre tienes en casa! Apunta: tomate natural pelado, ajo, aceite de oliva, sal y pimienta. El proceso puede durar unos treinta minutos de cocción a fuego lento.
Máximo exponente de la cocina casera es la  salsa estilo jardinera,  a base de cebolla, zanahoria, guisantes,  tomate triturado, ajos y caldo de pollo. La preparación es muy similar, pero esta sí que hay que pasarla por la batidora antes de mezclar con las albóndigas que, de nuevo, forman un plato estupendo si son de pollo o pavo.

Receta salsa para albondigas 2022

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos