Eficiencia y eficacia en una empresa

Eficiencia y eficacia en una empresa

Eficacia y eficiencia ejemplos

Eficacia, eficiencia y efectividad son las tres E de las empresas. Estos términos se utilizan con frecuencia en el ámbito de los negocios para garantizar una gestión adecuada y alcanzar los objetivos marcados.
En general, podemos decir que la eficacia significa conseguir las metas establecidas (qué se hace); la eficiencia es la capacidad de conseguirlas de la mejor manera posible (cómo se hace); y la efectividad es la mezcla perfecta de ambas (conseguir las metas con unos recursos mínimos).
Por lo tanto, estos tres términos son factores clave en los negocios si tu fin es crear una empresa más eficiente y competitiva. Entenderlos, saber en qué se diferencian y tener visibilidad y control sobre ellos es crítico dentro de la gestión de una empresa. Por eso, a continuación, analizaremos las 3E de los negocios una a una.
La eficacia, en el ámbito empresarial, está relacionada con el cumpliento de objetivos. En una empresa, un producto o persona es “eficaz” cuando es capaz de hacer lo que sea necesario para lograr los objetivos deseados o marcados.

diferencia entre eficacia y eficiencia en vacunas

Rendimiento y productividad son factores necesarios para garantizar el éxito de una empresa. Sin embargo, el mantenimiento de ese nivel es el resultado de un proceso de acumulación de buenas decisiones y de trabajo riguroso, un esfuerzo que involucra a todos y requiere de compromiso.
Las organizaciones buscan la excelencia empresarial y esta solo se puede alcanzar a través de la eficiencia, logrando un equilibrio adecuado con la eficacia. Bajo este panorama, existen varias maneras de conseguir que este objetivo se haga realidad.
Es por esto que los resultados y ganancias de la empresa, dependen de manera directa del rendimiento de sus trabajadores. Una organización con empleados poco involucrados producirá peores resultados.
Profesionales competentes que aporten valor al negocio, una cultura de empresa sostenible, fuente de pensamiento unificado y la implementación de buenos hábitos laborales inspirados en la disciplina son algunas de las claves de la eficiencia.
“¿Desea conocer más de este tema? reserve su entrada al evento Evolución Empresarial, que se llevará a cabo el 4 de septiembre en el Hotel Intercontinental Metrocentro. Para más información escriba a [email protected] “.

eficiencia rae

En términos administrativos, algunos conceptos que se utilizan mucho, tanto por su impacto dentro de la actividad diaria de la empresa, como por su aplicabilidad son: eficiencia, eficacia y productividad. Sergio Hernández y Rodríguez, catedrático de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México, los define así:
Hernández y Rodríguez en su libro “Introducción a la Administración”, establece que la productividad puede medirse en relación con la totalidad de insumos empleados, o bien, con la de alguno en particular; genéricamente, los insumos se dividen en materiales, máquinas y mano de obra.
Es claro que el sólo deseo de ser eficiente y de alta calidad, o de calidad mundial, no es suficiente para lograr esa meta, es necesario contar con una estructura adecuada y capaz de cumplir con los requerimientos, teniendo en cuenta estas 3 variables que se complementan y que forman la base para un negocio exitoso.

productividad

Podríamos decir, para resumir, que la eficacia se reduce al fin, mientras que con el término eficiencia se habla de los medios pero siempre con orientación a un objetivo de ajuste que implica una optimización del aprovechamiento. Se puede ser eficiente sin ser eficaz y del mismo modo, también es posible ser eficaz sin ser eficiente, aunque lo ideal es una combinación de ambas cualidades.
Las organizaciones buscan la excelencia empresarial. Esta solo se puede alcanzar a través de la eficiencia, logrando un equilibrio adecuado con la eficacia. Existen varias maneras de conseguir que este objetivo se haga realidad:
Esta cifra astronómica sólo la superan Japón con 1.790 horas, Estados Unidos con 1.800 horas y Corea del Sur con 2.100 horas. Tres países que alcanzan cotas de productividad superiores a las nuestras, por otra parte. Entonces, ¿qué es lo que falla?
Dentro del continente europeo, estas jornadas laborales no son la tónica general. Por ejemplo, en el Reino Unido su media está en torno a  las 1.630 horas, muy similar a la de Suecia con 1.600 horas. Los países centroeuropeos bajan el listón: Francia 1.540 horas, Alemania 1.410 horas y Holanda 1.390 horas. Incluso otros países del Sur de Europa tienen un horario laboral más razonable, como es el caso de Italia con 1.560 horas.

Eficiencia y eficacia en una empresa 2022

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos