No confundas la amistad con el negocio

No confundas la amistad con el negocio

Arequipa prada jamil brandon somos mi gente evento

Tener a un amigo como socio siempre es arriesgado. Concretar de antemano las responsabilidades y la participación de cada parte en el capital social es el primer paso para conservar una buena relación.
«Emprender con amigos es complicado, porque no es fácil separar lo personal de lo profesional. En cualquier caso, mi recomendación es buscar como socio a una persona cuyas cualidades creas que vayan a ser de utilidad para el negocio. La amistad no es condición suficiente para embarcarse juntos en una start up», afirma Miguel Vicente, business angel y fundador de LetsBonus y de Wallapop. «Lo ideal es que tu socio acabe convirtiéndose en tu amigo», apunta Vicente. ¿Y si sale mal? Empezar una aventura empresarial con amistades suele fomentar la ilusión y la motivación. Las mayores fricciones surgen cuando la historia se termina. Entonces los rencores personales salen a relucir y dominan la discusión.

no confundas la amistad con el trabajo

En cualquiera de los casos anteriores, deberías tomar en cuenta que los clientes sean responsables a la hora de pagar; probablemente tienes algunos que te han consumido desde hace tiempo atrás; les has fiado y pagan en tiempo y forma.
Estos clientes generalmente son llamados “de buena paga”, y sería recomendable que los identificaras porque son en los que más podrías confiar a la hora de implementar la venta crédito en tu negocio.
Fiarle a una persona que es nueva en la colonia, o en el barrio puede ser muy arriesgado; existe gente que tiene problemas en los lugares en que llega a rentar y constantemente se mueven de casa, por lo que si les fías puede ser muy probable que nunca regresen y tu dinero tampoco.

no confundas la amistad con el negocio ¡mentorías millonarias!

Resulta muy resbaladizo para esta sociedad asociar amistad, negocios y trabajo y más, ponerlos a convivir juntos cuidando la aplicación estricta de cada uno sin confundir, tanto su significado, como sus premisas.
La amistad es unarelación afectiva que se puede establecer entre dos o más, a la que están coligados valores fundamentales como el amor, el respeto, la lealtad, la solidaridad, la incondicionalidad, la sinceridad y el compromiso, y se cultiva con el trato aplicado y el interés recíproco a lo largo del tiempo.
Por su parte, un negocio es una actividad que se realiza para obtener un beneficio, especialmente aquel que consiste en realizar operaciones comerciales, comprando y vendiendo mercancías, bienes o servicios. Un negocio es también la ganancia o beneficio conseguido en un movimiento productivo o de otra índole, donde se dejan estipulados cláusulas y preceptos de utilidad para las partes.
“Amistad por interés, no dura ni un solo mes”, dicen los mayores, y es que si nos detenemos a recapacitar en esta sentencia concluimos que las amistades que basan su relación en el interés son tan volátiles y desaparecen tan pronto cuando se pierde el motivo del provecho, y qué decir de aquel refrán que reza: “Amigos buenos y mirlos blancos, son muy raros”, porque como dice el dicho, los amigos de verdad se pueden contar en los dedos de la mano, ya que la amistad verdadera es muy difícil de conseguir.

yuridia – no le llames amor

“En el mundo del trabajo actual hacen falta proyectos innovadores y creativos. Por eso hay que crear empresas con equipos formados por personas heterogéneas. En ese sentido, un grupo de amigos con experiencias, personalidades, formaciones y trayectorias disímiles pueden crear algo muy original y eficaz a la vez”, sostiene Amparo Osca.
Paciencia en esta etapa aburrida. Hay que controlar la ansiedad, que nos puede jugar una mala pasada. Hay que ser consciente de que un protocolo serio, completo y riguroso no sólo puede salvar un negocio sino que, además, y es lo más importante, puede conservar una amistad después de una fractura.

No confundas la amistad con el negocio on line

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos